ALINEAMIENTO DE CHAKRAS


Los Chakras son centros energéticos. Tienen como función principal absorber la Energía Universal, metabolizarla, alimentar nuestro Aura y emitir Energía al exterior. Unen el cuerpo físico al cuerpo energético y son responsables de innumerables acciones complejas en el cuerpo humano. Chakra significa "rueda" en sánscrito.
Los Vedas (antiguos textos sagrados de la India) utilizaron este término para denominar los centros energéticos del cuerpo humano.


Son siete los chakras principales. Los siete chakras principales son:


Basal
Sacro
Plexo Solar
Cardíaco
Laringeo
Frontal
Coronario


Hay varios chakras secundarios que se corresponden con los puntos de acupuntura. Cada uno de ellos se asocia con alguna de las glándulas endocrinas, con partes y órganos, emociones, mente y espíritu.

Estos centros energéticos son como torbellinos, su vórtice hacia el cuerpo físico y su boca agrandándose hacia afuera. Cada uno de los chakras tiene una parte frontal y una parte posterior, excepto el primero y el séptimo. Todos ellos están unidos por un canal energético que corre a lo largo de toda la espina dorsal (Shushumna) y de dos entrelazados: Ida y Pingala.

Debemos comprender que los Chakras son un sistema y, como en todo sistema, es muy importante la relación entre los elementos componentes. Esto significa que cada Chakra o centro de energía debe estar en armonía y deben estar proporcionados entre sí; esto se puede diagnosticar utilizando un péndulo. Así, podemos encontrar si hubiera trastornos de recepción y asimilación, así como trastornos de la distribución de la energía: mucha, poca o con fugas.


Si un chakra se encuentra funcionando de manera inadecuada esto implica una descompensación en el sistema energético, que se traducirá al plano físico en cualquier momento. Por esta razón es que hay que trabajar siempre en la armonización de los chakras.

Como los chakras no sólo son metabolizadores de la energía, sino que también la detectan, sirven para proporcionarnos información sobre el mundo que nos rodea. Si bloqueamos algún chakra, no dejamos que entre la información. Por tanto, cuando nuestros chakras fluyen en sentido contrario a las agujas del reloj, hacemos salir nuestra energía enviándola al mundo, detectamos la energía que hemos enviado y decimos que eso es el mundo. Es lo que en psicología se llama proyección.


Alinear los Chakras es devolver la vitalidad natural del espíritu, no hay forma de curar el cuerpo si no curamos el alma, es el tratamiento del todo, aflorando el inconciente para hacerlo conciente y superar múltiples dolencias, malestares o enfermedades o en el sentido más amplio sanar nuestra vida de inseguridades, temores, depresiones, estrés, miedos… angustias innecesarias que nos imposibilitan vivir una vida plena y libre, superando día con día los retos y cumpliendo nuestras metas. Se realiza a través de técnicas de manejo de la energía con los cuales se facilita el equilibrio o proceso de autosanación complementado con mantras. Y la utilizacion de los Cristales Delfinicos.

La alineación de los Chakras es importante porque cada centro de energía maneja información emocional vital para nuestra alma, de tal forma que el equilibrio en el traspaso energético entre ellos es fundamental para encontrar ese balance entre cuerpo, alma y emociones. Esto ayuda a sanar la sensación de depresión y angustia, el estrés y devolver la sensación de bienestar.